30 ago. 2009

Xenófobos muy cool.

Toca labor redifusora, que vengo de la campana y me he enterado de una grata experiencia que tuvo una lectora de Escolar:
"Tú no pasas"
Después de pasar por el Hernán Cortés a buscar a unos amigos, decidimos ir a la sala Cool, calle Isabel La Católica número 6, al Stardust. Nunca me ha gustado demasiado ese sitio, pero según está el asunto en Madrid, es la opción más barata para un viernes por la noche.

Tras esperar la cola que, gracias a Dios, no era insoportable, pasaron dentro mis amigos españoles. Yo hice lo mismo. Pero cuando me giré para buscar con la mirada a Vaneet, se encontraba clavado al lado del gorila de la puerta. “No podemos entrar, no sé qué ocurre”, me dijo mi novio, colombiano, desde la calle. Pregunté a los seguratas de dentro qué era lo que estaba sucediendo. Me contestaron que si quería irme, me devolvían el dinero. Lo hice. El tipo que le negó la entrada a Vaneet tampoco supo explicarme por qué mi amigo no podía acceder a la sala. “No es apto para entrar” fue su única respuesta.

Fue entonces cuando me di cuenta de que Vaneet iba pulcramente vestido. Una planchadísima camisa azul, pantalones beige y sandalias de tiras, bonitas, elegantes. Y fue entonces también cuando me percaté del color de su piel, de sus rasgos. Lo mismo debió ocurrirle al puerta del Sturdust, que con malos modos le pidió la identificación. Parece ser que ni siquiera confió en que su NIE fuera legal, pero cuando vio el lugar de nacimiento no dudó: “No eres apto para entrar en este local”, le dijo a él también.

Me enfadé. Mucho. Me enrabieté. Grité. Agarré a Vaneet de la mano y enfrente de la cola, con toda la fuerza de mi voz, conté a los que esperaban lo sucedido. “Él es mi amigo, es de La India. No le dejan acceder a la sala por su nacionalidad. ¿Tiene pinta de peligroso? No, simplemente es moreno”. Algunos aplaudieron, otros rieron, alguien me llamó Juana de Arco. Un ‘gafapasta’ me gritó desde el principio de la fila que dejase a los de seguridad hacer su trabajo, “algo habrá hecho tu amigo”. Ese comentario me cabreó todavía más. Aunque lo peor de todo es que nadie se movió de la fila, ni siquiera los que me daban la razón con movimientos de cabeza y gestos de complicidad.

Avisé a los puertas de que era periodista. Les amenacé con contar a toda la gente que conozco en los medios lo sucedido. Mis palabras les provocaron una carcajada sincronizada. Uno de ellos sólo supo repetirme por lo bajo una y otra vez “eres una gorda, eres una gorda”. No entendí esa reacción, supongo que sus mentes obtusas buscaban una provocación con esas palabras.

(Irene Serrano, lectora)


Sala Cool, calle Isabel La Católica número 6, también conocida como Stardust


Hijos de puta, hay que decirlo mucho más.

23 ago. 2009

Cuatro puntualizaciones...


En vista de que alguien por aquí ha hecho notoria la pastelada de post anterior (provocando mi sonrisa, que es un motivo más que generoso para que le diga: Y yo a usté también, aunque espero que antes de que haya vuelo comercial en Villafría hacia Canarias, usté nos conceda el honor de mostrarle nuestra vida aquí), voy notando que quereis bajas pasiones y recalentones en forma de sapos y culebras.
Pero no serán bajas pasiones islamoprogretarras sino justificación para lo de melosona, o lo que muchas veces, para quien esté de paso, puede resultar un post frívolo (en plan "qué bonico es el amor y a los demás que os vayan dando").
Quien me conoce un poco más, sabe que la reivindicación de mi amor es un canto a la coherencia en la vida.(Tooma y toma)
Porque él hace que mi manera de vivir sea más cercana a mis principios más íntimos.
Y esto es:
1.-Los príncipes azules no existen. Porque las relaciones humanas son justas(y bellas,si me permiten la cursilada) si media el principio de igualdad, cosa que no abunda en los cuentos de Andersen. Por lo tanto, yo tengo una relación mejor que la de la princesa encantada. Y no sé lo que puede sentir Leticia, ni me importa, pero no la envidio.
2.-Las mujeres no buscan hombres parecidos a sus padres(ni a sus roles masculinos cercanos, como hermanos, tíos...). Yo soy un ejemplo entre minolles. Y es algo que me llena d'orgullo y satisfacción. Sobre todo siendo un entorno izquierdoso-machista el mío, combinación jodida ande las haya, no se vayan ustedes a creer, aunque sea cierto que de mi época son casi todos machistas y abundan más entre los fachas(donde va a parar!)
3.-Mi muro maravilloso, que muchos interpretan como dependencia (y yo como ventaja porque creo en la gente gracias a él, entre otras personas), hace que la tristeza que producen las decepciones, cotidianas o abruptas, se disipe con un roce entre los brazos o una mirada chispeante, de entusiasmo por vivir a su/tu lado.
4.-Mi muro maravilloso cree en mí para que yo crea en él y en mucha más gente...y diluye las malas lenguas cuando hay una separación forzada y visitas de obligado cumplimiento.

Estos argumentos (creo yo) que serán suficientes para el azucarillo.

22 ago. 2009

And after all..

...you´re my wonderwall


Para mi chico favorito, la banda sonora más reiniciada estos días atrás, en los que su ausencia en el mar, en la cama, en la mesa, en el sofá, en el ordenador, en la arena, en todo excepto en la línea fría y telefónica, hizo larga la espera...

6 ago. 2009

Harta


Se acabó la amenaza nunca cumplida. Hasta aquí hemos llegado.
Estoy en mi derecho de no sentirme mala persona por zanjar lo que debía desde hace mucho tiempo...
"Os estáis buscando que no os busque nunca más..."

De nuevo se reduce el número de personas a tener en cuenta en mi vida (no eres la única que hace limpieza en el desván, querida Blue)
No importa.
Todos los días se descubren cosas sobre uno mismo.
No perdono y no olvido.
Nunca pensé que diría esto. Pero resulta que el perdón no siempre es la vía.
El vínculo se ha roto definitivamente y me siento bien porque mi mente se ha liberado de la culpa.
Yo no fuí.

Las nubes se han ido porque creo en ella y creo en mí.
Ya me merezco hacer mi vida y ser feliz con él.

A todos los de siempre: os quiero.

Y ahora me voy a ver "Los santos inocentes" de nuevo. Nunca me canso de esta peli.

P.P.: LA ENTRADA ES UNA DUALIDAD, YA QUE ESTOY HARTA DE SOPORTAR EL TERROR PSICOLÓGICO AL QUE ESTUVE SOMETIDA Y MÁS HARTA DEL TERRORISMO ASESINO DE ETA.

ETA NO
ETA EZ


DÉJANOS EN PAZ.