30 nov. 2009

Lunes, 30 de Noviembre.

Hace un año acababa de comenzar el curso de formación sobre Terapia Familiar. Una situación de vacío legal, alojada en la flagrante ausencia de epígrafe entre las ocupaciones demandadas en el serWiCio canario de empleo, hizo de dicha titulación un sello de coleccionismo. Porque ni siquiera para hacer prácticas y aportar a la comunidad lo tuve fácil. Junto con una compañera y gran amiga tuve que comenzar un periplo por los ayuntamientos de la isla lunar, en vista de que la academia de contemplación formación, no nos había proporcionado su inclusión en la prometida cuota del 100% de alumnos con prácticas. Cuando por fín, y después de requerirnos la demostración de nuestros conocimientos adquiridos, en el Ayuntamiento de Tías nos acogieron, prometiéndonos recursos para poner en marcha un plan de absentismo en la escuela y con las familias, además de un contrato en prácticas de cinco semanas de duración.
Después de tres semanas supuestamente a cargo de los servicios sociales del ayuntamiento mencionado, no nos habían aún preparado el documento para firmar ni el acuerdo de confidencialidad, pero ya estábamos tratando con gente del entorno en el que tenían que intervenir. Con lo cual, si hubieran pillado con una persona sin ética, ahora mismo estaba yo aquí soltando el culebrón públicamente. Solo que prefiero poner en evidencia a quienes olvidaron las obligaciones contractuales que deben ponerse en marcha ANTES del comienzo de una actividad de estas características. Y, si lamento no poder contarles sobre qué y quiénes trataba la intervención (nada que ver con lo que mencioné anteriormente que propusieron a priori) , es porque la persona que nos utilizó hasta que le exijimos una vinculación (usea, un seguro ni más ni menos, que cubriera nuestros gastos sociales o un accidente laboral. Cinco semanas dejando de depender de Giorgio hasta para el médico, oigan), tuvo el descaro de decirme que mi situación no era tan mala (como la de mi compi, por ejemplo, que tiene una criaturica presiosa) porque mi marido-arrimao tenía una nómina. Cágate lorito, con la Ley de Protección del menor de por medio y me sale con el machismo, el espabilao. Y luego resultó que estaba aprovechándose de nuestra colaboración y él era el gerente de una empresa de trabajo social subcontratada por los servicios sociales. Ya no están. Tenían una web con dominio propio que ahora te pega el pantallazo.


Así están las cosas aquí. En todos los ayuntamientos.
En cuanto a lo que me ha aportado la formación, personalmente un mundo, además de las amistades que hice allí y que conservo.
Mañana, primero de Diciembre, como sigo sin curro y siguen sin contestarme las cartas y los currículums enviados (la gente es asín de considerada, eso ya lo sabía yop!), al menos sigo  esperando que abran el LIDL formándome , porque comenzaré otro curso gratuíto para desempleados del Fondo Uropeo, esta vez un poquico tésnico para bajar mis niveles de tesnófoba:
Tachaaaaán!
TÉCNICO AUX. EN DISEÑO GRÁFICO.
Aplaudan, nojodan que son otras 630 horas y lo acabo en Junio!!!!
Ahín sigo.
Paciencia con la puta crisis.
Pero el finde aún con playa y allí jodíos de frío questáis muchos, que yo lo sé.

3 comentarios:

Jaume dijo...

...frio...mantita...chimenea...ains q no sabes de que hablo por que ahi no gastais de eso no? jejeje

Maya dijo...

Ahora digo lo que tú.. resiste!
El tema crisis es algo recurrente para los sinverguenzas: que si fíjate qué mal está la cosa, que si alégrate por tener trabajo, que si no te gusta hay mucha gente dispuesta a ocupar tu cargo, etc.
Aprovecharse, exprimir a la gente con amenazas disimuladas o consejitos paternales de mierda..
Tú sigue intentándolo.. estoy segura que lo conseguirás.

Otto dijo...

Evi, explícame mejor lo de terapia familiar allá en Canarias, porque yo me estoy formando en Barcelona y quizá podamos intercambiar info. Escríbeme a ottoaprendiz@gmail.com. Un beso!